¿Por qué es importante tener un buen extracto de Linkedin?

Todos conocemos la red profesional por excelencia: Linkedin. Es en esta red donde podemos ampliar nuestros contactos profesionales, pero también podemos encontrar a proveedores para nuestra empresa o directamente encontrar una oportunidad profesional.

Pero, ¿sabemos sacarle partido? La respuesta dependerá de cuánto utilices esta red y de lo que hayas investigado en tu actividad en ella. Seguro que has completado tu perfil con tu experiencia profesional y académica. Tus idiomas y conocimientos informáticos. Tus habilidades. Pero, ¿y tu extracto de Linkedin?, ¿lo has redactado ya? Pues déjame decirte que es uno de los aspectos más importantes de tu perfil en esta red, es como tu tarjeta de presentación y de él puede depender que sigan leyendo el resto de la información que ofreces como profesional.

Comenzamos con un poco de reflexión personal

A este apartado de Linkedin quiero dedicar mi post de hoy. Precisamente la semana pasada vi a dos amigos que se encuentran en pleno proceso de reinvención profesional (¿quién no lo está o ha estado en los últimos tiempos?) y estuvimos hablando de la importancia de tener un buen extracto con el que presentarte en esta red profesional.

Para empezar, necesitamos hacer un trabajo previo de reflexión sobre nosotros mismos y nuestros objetivos profesionales que nos será de gran ayuda para, no sólo redactar el extracto, crear una potente marca personal. Esta reflexión se traducirá en una definición de quién somos y a qué nos dedicamos. Después, podemos aportar más información, pero es esencial que en una o dos frases al inicio del extracto nos definamos y (aún más importante) que sea una definición clara y entendible para los que lean nuestro extracto.

7 consejos para triunfar con tu extracto de Linkedin

El extracto es la parte que se encuentra justo debajo del titular profesional. Tiene 2.000 caracteres que te permitirán definirte como profesional y explicar en qué puedes ayudar a tus clientes, hablar de todos los servicios que ofreces y pedir que se pongan en contacto contigo. Es como tu tarjeta de visita y, si sigues estos consejos, podrás conseguir tener un extracto que destaque y sea efectivo para tus objetivos profesionales.

  1. ¡Orden, por favor! Es esencial que tu extracto tenga una estructura, esté organizado para que sea más fácil de leer y de asimilar, que es lo que nos interesa. Te doy unos trucos para que el diseño sea bueno: separa los diferentes apartados y deja en medio un espacio en blanco, destaca en Mayúsculas alguna palabra muy relevante y haz uso de los emoticonos (sin pasarnos y que parezca una invitación de cumpleaños infantil) para resaltar o dar énfasis a las primeras frases.

  2. El poder de la primera frase. Procura que sea impactante, para que los lectores (posibles clientes o personal de recursos humanos de una empresa en la que deseas trabajar) quieran seguir leyendo tu extracto. Deja bien claro en las dos primeras frases a qué te dedicas, cuál es tu sector y área profesional y qué es lo que ofreces. Este punto es muy importante y es el que exige más reflexión. Se trata de tu «definición» profesional y debe estar clara. Este punto se complica cuando nos encontramos en un proceso de reinvención profesional, ya sea porque no encontramos en nuestro sector o no queremos seguir trabajando en lo mismo que habíamos hecho hasta ahora. En ese caso, destaquemos nuestras habilidades y toda experiencia, por pequeña que sea, que vaya en nuestra nueva dirección escogida, ya sea un voluntariado, unas prácticas o una colaboración esporádica. Lleva un tiempo reorientarse profesionalmente, pero toma el proceso como un periodo de crecimiento personal y una segunda oportunidad, y Linkedin te puede ayudar mucho.

  3. Describe muy al principio cómo puedes ayudar, ya sea a tus posibles clientes o contratantes. Los que estén interesados en tus servicios agradecerán la mayor claridad, saber cómo trabajas y cómo atenderías sus necesidades.

  4. Aprovecha el extracto para enumerar los servicios que ofreces.

  5. ¡Llama a la acción!:Nunca termines tu extracto sin haber indicando cómo pueden ampliar información y contactar contigo. Invita a que contacten contigo y se suscriban a tu blog; pon un enlace a tu página web si la tienes, pídeles que te escriban un mail o que te llamen por teléfono para ampliar información. No desaproveches este espacio del extracto, para que encuentren muy sencillo el contactarte.

  6. Escribe en 1ª persona. Sé directo y utiliza siempre la primera persona para hablar sobre ti y dirigirte a tus posibles clientes o contratantes.

  7. Utiliza palabras clave de tu sector. Incorpóralas siempre que puedas en tus textos. Son las «keywords» que te ayudarán a posicionarte y que te encuentren.

Para resumir, se trata de que utilices este espacio para conseguir captar la atención y transmitir  quién eres y por qué van a necesitar tus servicios. Es importante que sepas definirte como profesional y explicar en qué y cómo vas a ayudar a tu «público» a cubrir sus necesidades. Todo ello debe seguir una estructura de párrafos cortos. Sé directo y nunca olvides que debes abrir con una frase que impacte y cerrar tu extracto siempre con una «llamada a la acción» que incluya la forma de contactar contigo.

Y un último consejo, «espía» a profesionales que se dediquen a lo mismo que tú. No te invito a que copies; se trata de inspirarte y ver cómo lo hacen ellos, puedes sacar buenas ideas para redactar tu extracto. Aprovecha este espacio para dar una magnífica primera impresión y que quieran saber más sobre ti. ¡Mucha suerte!

¡Sígueme y comparte!:
error