¿Qué es el Storytelling y cómo me puede ayudar a promocionar mi empresa?

El Storytelling es otro de los muchos términos anglosajones que nos han ido llegando y se han instalado en la terminología de marketing actual. Lo podemos traducir por «contar historias». Vamos a tratar de dar una definición un poco mas elaborada: el storytelling es el arte de contar una historia con el objetivo de que tu público se quede enamorado de ti.

Beneficios del Storytelling

¿Y para que me sirve a mí ésto? -te preguntarás. Pues es sencillo: Puedes utilizar esta manera de comunicar para conectar con tu público, con tus clientes. Cuenta la historia de tu empresa, las dificultades que has atravesado y cómo las has superado. Relata lo que te inspira, tus modelos a seguir, tus valores. Lo que se trata es de utilizar una nueva forma de comunicarse, que se aleje de la frialdad de los textos institucionales, que eran todo menos personales. Con el storytelling puedes conectar a través de historias, anécdotas personales. Puedes demostrar empatía y conseguir que tu público se identifique contigo, que te vea como un amigo y no como un ente que sólo quiere su dinero.

Acuérdate de los cuentos que te contaban de niño, ¿verdad que provocaban en ti sensaciones? Pues de eso es de lo que se trata. La emoción es lo que mejor recuerda nuestra memoria. No se trata de contar historias fantásticas ni irreales, sino historias que conecten.

Un buen uso del Storytelling consigue en el receptor una conexión emocional y actúa generándole confianza. Además, al recordarse con facilidad, la historia se transmite mejor de unos a otros

¿Cómo se construye un buen storytelling?

Ahora que ya sabes en qué te beneficiaría hacer uso del storytelling para dar a conocer tu proyecto y conectar con tu público, voy a contarte como hacerlo, qué es lo que debes de tener en cuenta.

  • Conoce a tu audiencia: Es lo primero que debes hacer, ya que serán los protagonistas a los que irá dirigida tu historia. Debes averiguar cuales son sus necesidades, conocer sus puntos fuertes y débiles para poder construir tu historia. Refuerza sus puntos fuertes y ofrece con tu historia la solución a esos aspectos frágiles que tienen.

  • Estructura y define tu historia: ¿Para qué necesita una persona tu producto o tu servicio? Cuéntales que pueden sacar de él, las maneras en las que les va a ayudar. Se trata del desarrollo de tu historia y puedes aprovecharlo para dar buenas razones sobre por qué es útil tu producto o servicio. La historia tiene que conectar con la gente.

  • Tu historia tendrá una moraleja: Un buen relato, si quieres que enganche a tu público, tiene que tener una moraleja o enseñanza. Averigua lo que tu audiencia está necesitando y plantea una buena solución con tu relato.

  • Salpica tu historia de desafíos y obstáculos a superar. En definitiva, que tenga emoción. Es muy difícil  conectar con una historia en la que todo han sido facilidades. La gente no se identificará con ella. Cuantos más desafíos haya que afrontar, más dificultades de las que salir airoso, mejor. Sin exagerar, por supuesto. No puedes mentir: es tu historia y tú más que nadie conocer las dificultades que has tenido que atravesar. No te lo calles, cuéntalas, porque es la mejor manera de demostrar que has sabido superar los problemas y que estas aquí para encontrar soluciones.

Y un consejo final

Y ahora, ¡ánimo y a escribir vuestra historia! Ya la tenéis, ahora lo importante es hacerla llegar a vuestro público y que conecten con ella, es decir, con vosotros mismos. Sólo debéis saber cómo contarla…¿Volvemos a rebuscar en nuestra estantería, a ver si encontramos un buen libro de aventuras?

 

 

 

 

 

¡Sígueme y comparte!
error