¿Qué es esto de la reputación online?

Seguro que os suena, ya lo habéis oído sin saber muy bien a que se refiere. No os preocupéis, en este post voy a explicarlo y, además, os daré unos consejos para cuidar y mejorar vuestra reputación online.

Lo primero que quiero es aclarar con vosotros el término ; ¿Qué es esto de la reputación online? Pues muy fácil, es lo mismo que entendemos por reputación, pero en las redes sociales. El chismorreo de toda la vida, vamos. Pero, para ser un poco más técnica, vamos a ver un par de definiciones.

Vamos con la primera; «Reputación online es el conjunto de elementos que reflejan el prestigio que tiene una empresa, marca o persona en Internet«.

Veamos otra, algo más completa: «Es el reflejo del prestigio o estima de una marca o persona en Internet. La reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, la crea el resto de los usuarios cuando conversan o aportan sus opiniones a través de las redes»:

Y, aunque el concepto sea sencillo, es de vital importancia prestarle atención. Voy a daros algunas razones por las que merece mucho la pena cuidar vuestra reputación online.

¿Qué obtenemos con una buena reputación online?

  • Con una buena reputación online, obtenemos la confianza de los usuarios y los convertimos en seguidores

  • Ayuda a aumentar las ventas

  • Atrae más tráfico orgánico a nuestra página

  • Nos posiciona como como profesionales serios y prestigiosos en nuestro sector

Ahora (y aunque parezca redundante) os cuento cómo os puede perjudicar tener una mala reputación online:

  • Las opiniones y comentarios negativos hacen que tengamos menos visitas a nuestra página

  • Si tenemos menos visitas, es seguro que tendremos menos ventas

  • Los comentarios negativos pesan, por desgracia, más que los positivos. Está comprobado que tendemos a fijar nuestra atención primero en lo malo,

Resumiendo, se trata de hacer todo lo que esté de nuestra mano para cuidar nuestra reputación online. Ya hemos visto que, aunque no depende exclusivamente de nosotros, hay mucho que sí podemos hacer.

Lo primero es que te busques. Sí, sí, como lo oyes. Comienza por «Goglear» tu nombre, tu marca, tu empresa y espera estoico a los resultados que el buscador te arroje a la cara, ¡valor!. Si los comentarios que te devuelve sobre tu marca son estupendos y todos positivos, ¡enhorabuena, lo estás haciendo genial!.

Pero también puede darse el caso de que encuentres cosas que no te gusten y aquí es cuando te darás cuenta de que algo tiene que cambiar, ¡hay que actuar!. Pero no te obsesiones, no es ningún drama, te aseguro que hay mucho que puedes hacer para mejorar tu reputación. Ya es un gran paso el que seas consciente de que hablan de ti. Y te voy a dar una noticia: van a hablar de ti aunque no estés presente en las redes.

Si quieres un consejo, más vale que tengas presencia en ellas y aproveches su enorme potencial, mientras aprendes a cuidar de tu reputación. A corto, medio y largo plazo, saldrás ganando. Porque si van a hablar de ti de todas formas, ¡no te escondas y trata de hacer las cosas bien!

Existen herramientas que te ayudan a saber que dicen de ti las redes. Aquí tienes dos que te pueden ser de gran ayuda: Socialmention y Buzzmonitor.

Ya hemos visto el significado y la importancia que tiene tu reputación online. Vamos a ver qué puedes hacer para mejorarla. Es cierto que no tienes el control de lo que dicen de ti, que no puedes saber ni dirigir lo que van a decir de tu marca en las conversaciones online. Tampoco es deseable que lo tengas. Esos mismos comentarios, cuando son positivos, son los que van a hacer que te quieran y te prefieran. Te voy a dar unos consejos para empezar a cuidarla.

7 consejos para mejorar tu reputación online:

  1. Sé honesto: Sé todo lo transparente que puedas en tu presencia online. Al igual que en la vida real, se trata de que confíen en ti y esa confianza viene de que perciban tu honestidad. Si todo lo que te rodea parece perfecto, puede resultar artificial y distante. Ya sabes que «errare, humanum est». No te animo a que cometas fallos, sólo a que seas cercano y te comuniques con sinceridad y cercanía con tu audiencia.

  2. Mantén un feedback con los usuarios: Las redes son sociales porque existe interacción entre los usuarios. Aprovecha esta característica y participa, conversa y da respuesta a las necesidades de tus usuarios.

  3. Responde siempre rápido y de forma eficaz: A medida que las tecnologías mejoran, nosotros somos cada vez más impacientes. Hace pocos años nos maravillaba poder comunicarnos por correo electrónico, ahora esperamos una respuesta casi inmediata a través de las redes sociales. Porque sabemos que hay alguien detrás de la pantalla para atendernos y pedimos que lo haga deprisa.  Si tarda, nos vamos directamente a la competencia.

  4. Cuida mucho la atención al cliente: Además de rapidez, queremos que nos presten un trato «exquisito». La dimensión online se ha convertido en muy poco tiempo en una realidad paralela a la real, donde esperamos prácticamente lo mismo que si vamos a comprar a la tienda de nuestro barrio.

  5. Vigila lo que dicen de ti: Tienes que saber lo que comentan los usuarios de tu marca. Para ello, debes tener «espías» virtuales que te ayuden en la labor. Desde alertas de Google hasta herramientas específicas que te ayuden a estar al día de todo lo que aparece reflejado en Internet sobre tu marca.

  6. Trata de contrarrestar los mensajes negativos: Aunque no puedas borrar los comentarios negativos, sí puedes añadir contenidos nuevos y tratar así de distanciar las opiniones negativas.

  7. Sé comprensivo con los que te critican y trata de aprender de ello: Puede que te moleste una crítica y que pienses que es injusta.  Quizás lo es, pero trata de ponerte en el lugar del que la hace y escuchar sus razones. Puedes aprender mucho más de una crítica que de un halago. Ponerse a la defensiva no es buena opción.

Ahora que ya sabes todo lo que puedes hacer para cuidar tu reputación online y mejorar la estima de los usuarios y seguidores hacia tu marca, a trabajar y ¡verás cómo te van a querer!.

¡Sígueme y comparte!:
error